• booklosophy

"Degenerado", Ariana Harwicz


"Degenerado" es un libro sobre un anciano acusado de pedofilia. ¿Por qué leer una temática semejante? Porque Harwicz decide pararse en la vereda opuesta, indagar sobre el lugar que ocupa el hombre hoy y escribe con la libertad de siempre, sin eufemismos ni censura para abordar temas "tabú". Porque la calidad del texto y la capacidad de adentrarse en una mente así demuestran su talento como escritora.


En él y en libros anteriores, Ariana Harwicz hace uso de un recurso literario: el fluir de la conciencia, muy presente en las obras de James Joyce y Virginia Woolf. Esta técnica literaria permite al lector acceder a los pensamientos más íntimos de los personajes, pero son ideas fugaces, por momentos incoherentes. La falta de un orden temporal y una delimitación clara de las voces, la extensión de los párrafos y la puntuación por momentos caótica que caracterizan a este recurso literario requieren de un lector activo, de una lectura atenta.


El lector siente incomodidad y repulsión ante un personaje que expone lo peor de la sociedad: el odio, la mentira, la hipocresía. "Era un buen vecino" dicen quienes se agolpan frente a la casa del degenerado:


"(…) le juro que suele ser un vecino ejemplar, doy fe, gendarme, un vecino sin historias, un hombre normal, si hasta fue él el que nos ayudó con toda la instalación eléctrica acá, antes esto era un chaperío".

El personaje se siente una víctima: se plantea quién puede juzgarlo realmente habiendo tantas personas que viven bajo una doble moral, que son ciudadanos ejemplares puertas para afuera, que siguen al pie de la letra lo que deben ser, mientras que entre cuatro paredes cometen todo tipo de atrocidades.


El libro transcurre principalmente durante el juicio. En su defensa, el acusado justifica sus acciones, que nunca terminan de ser claras, afirmando que en un mundo con tanta maldad los crímenes son tan solo una consecuencia esperable.


"¿Qué hago yo acá fiscal? ¿Qué estoy haciendo? ¿Cómo vine a parar? ¿Cómo voy a violar yo? ¿Por qué ustedes me juzgan a mí y no yo a ustedes?"

Harwicz también indaga en el pasado del personaje, en la historia mundial reciente, en la relación tormentosa con sus padres y en la influencia que estas experiencias tuvieron en la construcción de su identidad.


A su vez, a lo largo de la obra, Harwicz demuestra un gran interés por el lenguaje. En "Degenerado", la lengua del narrador está entrecortada, contaminada por el francés. Las palabras cumplen un rol fundamental en la construcción del pensamiento alterado del anciano y de los valores que venera la sociedad.


Me preguntaron si quien escribe algo así, quien logra meterse en la cabeza de un pedófilo de manera exitosa, tiene que, en cierta medida, sentir empatía por semejante personaje. Es ficción.

Si los autores y las autoras solo pudiesen escribir historias que siguen al pie de la letra la normativa, la literatura de Bukowski, de Céline, de Abelardo Castillo, de Mariana Enríquez, de Guadalupe Dueñas, de Ariana Harwicz y muchos otros no tendría lugar. Celebramos las obras que eluden lo políticamente correcto, como "Degenerado", ya que son las expresiones más sinceras y libres de nuestra cultura.

FM Oktubre

“Deviant” is a book about an old man accused of pedophilia. Why should we read about this terrible topic? Because Harwicz writes with complete freedom without euphemisms nor censorship to talk about taboo subjects. Because the quality of the text and her capacity to enter such a mind prove her talent as a writer.


In this and previous books, Ariana Harwicz uses a literary method: the stream of consciousness, which was characteristic of James Joyce and Virginia Woolf. This literary technique allows the reader to access the characters’ most intimate thoughts, but these are ideas that flow fast and may sometimes seem incoherent. The lack of chronological order and clear delimitation of voices, the length of the paragraphs and chaotic punctuation are characteristics of this literary resource, which requires an active reader, reading beyond the surface.


The reader feels unease and repulsion before a character that exposes the worst of our society: hatred, lies and hypocrisy. “He was a good neighbour,” is what people gathered outside the deviant’s house are saying.

The old man feels a victim: he argues he cannot be judged, as most people practice double standards, they seem model citizens who do what they have to do, but at home they commit atrocities.


The story takes places mainly throughout trial. In his defense, the criminal justifies his actions, which are never quite clear, and he states that in a world full of evil crimes are just a foreseeable consequence.


Harwicz also goes through the character’s past, recent world history, the relationship with his parents and the influence of these experiences on building his identity.

Furthermore, Harwicz is very interested in language. In “Deviant,” the narrator’s language is contaminated by French and sounds unnatural. Words play a key role in constructing the old man’s altered mindset and values praised by society.


I was asked what kind of writer is able to get successfully into the mind of a pedophile and whether he or she needs to feel empathy to do so. But it is fiction.

If authors only wrote stories that followed the norm, the literature by Bukowski, Céline, Abelardo Castillo, Mariana Enríquez, Guadalupe Dueñas, Ariana Harwicz and many others wouldn’t have a place. We celebrate those books that elude the politically correct, as they are free and honest expressions of our culture.


FM Oktubre

211 vistas
  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo